emprendedores….

Extraído de Pymes Clarín

Producción ajustada a los gustos del cliente

En contra de la estandarización y los productos masivos, en la actualidad se consigue ropa, libros, viandas, muebles y juegos casi artesanales, para consumidores que demandan originalidad, y que están dispuestos a pagar por ella.

 

María Naranjo.
pymes@clarin.com

En la boutique de Patricia Peralta no hay vendedoras que digan “de tu talle no hay”. Más bien todo lo contrario, porque las prendas y conjuntos se arman a medida. “El concepto es hacer una indumentaria personalizada, que la ropa se adapte a las personas y no al revés”, dice Peralta. Su marca, “Patricia Piú”, está dirigida a “las mujeres actuales, con múltiples actividades en el trabajo, la casa y con los hijos, que muchas veces son el sostén del hogar y quieren verse bien de la mañana a la noche, pero no pueden invertir todo lo que ganan en ropa”, explicó.

Peralta, decoradora de interiores de profesión, volcó la practicidad de la arquitectura al diseño de su ropa, donde el cliente le da la terminación final: “A veces llevan un pantalón y tres sacos, para armar tres conjuntos distintos, o van agregando estampados y detalles”, agregó la empresaria.

Lejos de las marcas masivas y las modas uniformes, “cada vez hay más personas que buscan un toque personal en lo que llevan, algo único y original que las distinga, y están dispuestas a pagar por ello“, señala Sebastián Codeseira, uno de los responsables del estudio sobre “Personalización de las marcas”, realizado por la agencia de publicidad JWT.

Esta tendencia es tan fuerte, que hasta las grandes empresas se están aggiornando y ofrecen la posibilidad de “personalizar” el auto, el ringtone del celular y hasta el diseño de las zapatillas, añadiendo el nombre del propietario al logo del fabricante.

Elige tu propia aventura

Desde que Roberto Russo vió la idea funcionando en un escaparate de Dallas, en 1993, decidió traerla a la Argentina. Los cuentos infantiles personalizados son un éxito a partir de entonces. “Al abrir el libro, el chico descubre que es protagonista de la historia junto al personaje principal, y que también están incluidos los nombres de sus amigos. Esto, además de ser un regalo inolvidable, incentiva la lectura”, afirma Russo, al frente de Best de Argentina, la editorial que hoy franquicia la producción de estos libros tan particulares.

Además de los cuentos infantiles, se hacen adaptaciones de libros para parejas y para cumpleaños de 15. Russo también comercializa vinos personalizados, con etiquetas o grabados en cuarzo que llevan el nombre del destinatario. “Empezamos con los vinos como un complemento, porque nos pedían regalos para adultos. Hoy también hacemos relojes de pared con la foto del homenajeado o logos de empresas, en el caso de obsequios corporativos. Más que los objetos en sí mismos, lo que se busca es hacer regalos únicos, en los que disfruta tanto el que lo recibe como el que lo regala”, sostiene Russo.

Perfume personal

La moda de personalizar productos llegó hasta los perfumes. Liliana Pagnotta, desde su tienda botánica Arkadia, se dedica a buscar y desarrollar aromas que identifiquen a las personas o empresas. Por ejemplo, creó un perfume para un hotel porteño de cinco estrellas, que aromatiza todos sus ambientes y que cambia según la estación del año. También lanzó un perfume para una marca de autos y también para una línea aérea.

“Desde el marketing, hoy se le está dando mayor importancia al olfato como medio para identificar una marca. Los olores remiten a la parte más antigua del cerebro, donde están las emociones básicas”, explica la perfumista. Por otra parte, tiene pedidos de clientes particulares que le encargan aromas que remitan a nombres, lugares o momentos, generalmente para hacer un regalo.

Sabor a mí

A diferencia de un catering convencional, donde se impone un menú fijo para todos los empleados, Stella Maris Catelani implementó un sistema de viandas personalizadas para oficinas. “Nuestra especialidad es la personalización del servicio”, dice la creadora de Devant Catering, una empresa que comenzó preparando dietas a domicilio. Hoy preparan 400 viandas particulares y atienden los comedores de varias empresas, desde oficinas con 4 empleados, hasta una sucursal del Citibank con más de 300.

“El cliente elige qué comer cada día, preparamos 200 comidas diferentes”, explica Catellani. Las opciones incluyen distintos tipos de dietas: “Scardale”, hiposódica, hipocalóricas o tipo “shock” (para hacer por pocos días), hasta regímenes de alimentación personalizados, elaborados con el asesoramiento de una nutricionista. “Repartimos una encuesta y a partir de ahí preparamos el menú, ajustándonos a las necesidades de cada empresa. Podemos elaborarlos en la propia compañía o llevarlos hechos”, aclara.

Muebles personales

Tensocable, una fábrica de tensores para decoración, comenzó vendiendo soportes para paneles, estantes y protección de barandas a estudios de arquitectura y decoración. Con el tiempo llegaban compradores particulares que querían armar sus muebles y sistemas de iluminación a medida.

Entonces, la firma comenzó a fabricar “kits didácticos” con las instrucciones y todas las piezas: desde el tarugo hasta los tornillos. “En lugar de vender un mueble, se venden todos los posibles, el que cada cliente imagine“, señala Jorge Finkielsztajn. Este arquitecto creó la empresa junto a su padre, quien tenía un taller de tornería para la industria automotriz. “Los kits nos permiten exportar y vender en el interior del país, ya que cada cliente puede armar su instalación sin nuestra ayuda”.

Juegos exclusivos

Casi jugando, Hernán Moraldo descubrió que su pasión por los cíbergames podía ser un buen negocio. Y hace 5 años comenzó a desarrollar videojuegos para venderlos por Internet. Enseguida descubrió otro mercado: el de los juegos para eventos y empresas, que llevan el logo y la animación que el cliente pide.

“Hicimos un juego de preguntas y respuestas para la exposición “Ahora Mamá”. Era un entretenimiento con puntaje. Y fue un éxito, porque un stand es mucho más vistoso cuando ofrece a los visitantes la posibilidad de jugar y divertirse”, dice el creador de Moraldo Games.

Los juegos comerciales, que se desarrollan para las páginas web de las empresas, o para regalar en CD´s, son una forma vistosa de promocionar un producto o servicio. Además, no están expuestos a la piratería o las copias ilegales, ya que se hacen por encargo y cada empresa—cliente se ocupa de su distribución (generalmente gratuita).

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: